MANTENIMIENTO DE PUERTAS LACADAS

Mantenimiento de puertas lacadas por Diseño Herrero, puertas y reformas SL.

Las puertas lacadas son de las más solicitadas en los últimos años, restando protagonismo a las siempre líderes puertas de madera. En color claro, concretamente en blanco, es cómo más se venden estas puertas, que se presentan como una alternativa a las de roble o haya y que sin duda le darán a tu hogar un toque muy especial. La principal ventaja que tiene sobre las de madera es la estética, y en lo demás salen casi perdiendo en todo, ya que son más caras y duran menos. La vida de estas puertas es más o menos de 15 o 20 años siendo determinante para ello que sea una puerta maciza y con un lacado de buena calidad.  Suelen utilizarse también para los armarios.

El mantenimiento de  puertas lacadas tiene que ser muy cuidadoso, aunque la verdad es que es bastante sencillo, al menos al principio. Para su limpieza normal es suficiente con un paño y agua con un poquito de jabón neutro, no utilices detergentes o productos que tengan componentes abrasivos para que queden relucientes porque será peor el remedio que la enfermedad. Si tuviera una mancha espesa e intensa, puedes lavarla con alcohol, pero con muy poca cantidad y siempre diluido en mucha más agua. No uses amoniaco o acetona, y mucho menos un estropajo ya que la rayarás seguro.

Si te vas a comprar una puerta lacada blanca debes saber que tiende a amarillear, aunque dependiendo de la calidad puede resistir más el paso del tiempo, aunque claro está que cuanto mayor calidad mayor precio, aunque también mayor vida. Si la puerta está en un lugar donde le da el Sol se terminará volviendo amarilla, algo que no sucede con tanta facilidad en lugares donde le da la sombra. Evita que la puerta reciba golpes ya que en caso de recibir alguno muy fuerte podrían saltar los trozos de lacado o incluso romperse la puerta. Debes tener mucho cuidado también con la humedad, si la tienes en el baño y se producen pequeños arañazos lo mejor es que los disimules con un rotulador especial, aunque si es demasiado vistoso lo mejor es que vuelvas a lacar toda la puerta.

Por todo esto las puertas lacadas son el mayor ejemplo de que lo barato sale caro, cada vez es mayor la demanda y cada vez es mayor el fraude, un material barato y sobre todo un lacado de mala calidad causarán muchos problemas a corto plazo y la vida útil de la puerta se reducirá por muy buen mantenimiento y limpieza que tengamos de las mismas, por ello merece la pena adquirir en una puerta de madera maciza y con un buen lacado en un sitio especializado antes que en unos grandes almacenes donde se venden a granel, ya que por un precio muy similar podemos ahorrarnos años de disgustos y de dinero.

 

Pincha aquí para ver catálogo de puertas lacadas de Diseño Herrero

Comments are closed.